Cada año esperamos con entusiasmo nuestra fiesta patronal, pues es una oportunidad para adorar al Niño recién nacido y para recibir a muchos amigos y oblatos que se unen a nuestra plegaria.
img

Cada año esperamos con entusiasmo nuestra fiesta patronal, pues es una oportunidad para adorar al Niño recién nacido y para recibir a muchos amigos y oblatos que se unen a nuestra plegaria. Para nosotras es siempre especial y nos emociona ver cómo Dios toca los corazones y se hace presente en cada persona.
El Padre Fernando Rivas OSB nos honró con su visita y presidió la Celebración Eucarística. Agradecemos también la presencia de nuestro amigo el Padre Eusebio Hernández Greco.